Luna de miel en Lisboa

Una luna de miel en Lisboa es perfecta para quienes no quieren gastar mucho dinero y tiempo en el viaje y prefieren reservarlo todo para disfrutar del destino.


Torre de Belém en Lisboa. Foto de Izaro Basurko.

Lisboa tiene muchísimo que ver y os vamos a hablar de buena parte de ello más abajo en esta página, pero antes, te interesará saber que con la Lisboa Card podéis entrar en más de 50 atracciones de la ciudad y tendréis acceso ilimitado a toda su red de transporte público: metro, autobuses, elevadores y tranvías.

Lisboa Card

Cómo llegar a Lisboa

Si vais a viajar desde España, hay dos opciones fundamentales para llegar a Lisboa: en coche o en avión.

Obviamente, el avión es la más rápida, pero os priva de disfrutar de la ruta de viaje desde donde estéis. Todo dependerá de vuestros gustos. Si sois de los que disfrutáis parando en pueblecitos y localidades mientras viajáis, podéis alargar un poco el viaje, hacer noche a medio camino e ir parando en algún punto de interés que esté entre vuestro punto de salida y la capital portuguesa.

Si por otro lado queréis llegar rápido y tener todo el tiempo para dedicárselo a Lisboa y sus alrededores, el avión os ofrece una oportunidad rápida y a un precio asequible. Además, si queréis añadir más destinos, no dejéis de ver ideas sobre una luna de miel en Portugal.

Qué hacer en Lisboa

Si no tenéis muy claro qué hacer en Lisboa, por supuesto aquí os vamos a dar algunas ideas, pero también puede resultaros interesante reservar una visita guiada gratuita (aunque tendréis que dar una propinilla) para conocer la ciudad y tener un panorama general que os permita decidir en qué queréis invertir vuestro tiempo. Otra alternativa, es el autobús turístico que sirve para el mismo objetivo, pero es más descansado.

  • Plaza de Rossio
  • Escuchar un fado
  • Paseo por la Alfama
  • Castillo se San Jorge
  • Catedral de Lisboa
  • Mirador de Santa Luzia
  • Visita al Oceanario de Lisboa
  • Visita al Monasterio de los Jerónimos
  • Torre de Belem
  • El Tranvía Turístico de Lisboa
  • Convento do Carmo

Plaza de Rossio

La Plaza de Rossio es lo que se suele llamar una visita obligada. Si no has estado en ella, no has estado en Lisboa. En nuestra opinión, puede ser una buena opción como una de las primeras cosas que hacer en vuestra luna de miel en Lisboa, ya que en ella podréis tomar un café o comer algo y relajaros después del viaje.

En esta plaza, además de muchos turistas, cafés y restaurantes, encontraréis el Teatro Nacional Doña María II que se encuentra en el mismo lugar en el que anteriormente estaba el palacio de la Inquisición.

También podréis ver la Iglesia de Santo Domingo (Igreja de São Domingos) que, construida en el siglo XIII, sufrió un tsunami resultado del terremoto de Lisboa que destrozó gran parte de la estructura. Posteriormente se restauró y lamentablemente volvió a sufrir un nuevo golpe, en esta ocasión en forma de incendio. Resultado de este, tenemos una iglesia muy particular con paredes quemadas e imágenes fundidas que sin duda merece la visita.

Plaza de Rossio – Plaza Pedro IV. Foto de Alejandro.

Finalmente, tenemos la Estación de Rossio en Lisboa (Estação Ferroviária do Rossio), construida en el siglo XIX y que cuenta con una fachada preciosa de estilo neomanuelino. En el interior, la estructura del techo es obra de Gustave Eiffel.

Escuchar un fado

Una luna de miel en Lisboa debe tener momentos románticos y las cenas son la excusa propicia para ello. En un viaje a Lisboa una cena asistiendo a un fado es una experiencia obligada.

Sin embargo, no es una experiencia para todo el mundo. Hay que tener en cuenta que es habitual que las mesas sean pequeñas y estéis muy cerca de otros clientes. Además, en ocasiones la espera entre la cena y el espectáculo se hace larga, así que solo os lo recomendamos si lo hacéis sin prisas y con la perspectiva de una buena conversación.

Si lo preferís, podéis cenar por vuestra cuenta y acudir cualquier día a un espectáculo de 50 minutos en el barrio de Chiado.

Fado en Lisboa. Foto de Chris.

Paseo por la Alfama

Este barrio histórico destaca por sus calles adoquinadas (cuidado no resbaléis) y angostas. Acercaos a la calle de Sao Tomé, cerca del Panteón Nacional, y allí veréis un mosaico, que parece nacer de los adoquines del suelo, dedicado a la cantante Amália Rodrigues.

No dejéis de visitar el Panteón Nacional de Lisboa para disfrutar de su hermosa cúpula blanca. Subid arriba, y contemplaréis unas fantásticas vistas de la Alfama. Un buen lugar para hacer una de esas fotos de pareja que no pueden faltar en un viaje de novios a Lisboa.

Castillo se San Jorge

Castillo de san Jorge en Lisboa. Foto de peña.

El Castillo de San Jorge abre de 09h00 – 21h00 de marzo a octubre y de 09h00 – 18h00 de noviembre a febrero.

Sin embargo, no os confiéis con el horario porque la cámara oscura solo abre hasta las 14h en invierno y hasta las 17h en verano.

La visita combina historia, arqueología y vistas panorámicas de la ciudad.

El castillo ofrece recorridos guiados de 15 minutos en diferentes idiomas (portugués, inglés y español) que te llevarán a descubrir dos de sus principales atractivos: el Centro Arqueológico y la Cámara Oscura.

Centro Arqueológico

El recorrido guiado por las ruinas arqueológicas dentro de las murallas del castillo te muestra evidencias de tres periodos significativos en la historia de Lisboa:

  • Primeros Asentamientos (siglo VII a.C.): Descubre los vestigios de los primeros habitantes conocidos de la región.
  • Era Morisca (siglo XI): Explora los restos de la zona residencial de la época morisca.
  • Palacio de los Condes de Santiago: Observa las ruinas de la última residencia palatina, destruida por el terremoto de 1755.

Cámara Oscura

La Cámara Oscura es una atracción fascinante ubicada en la emblemática Torre de Ulises, que en su día albergó documentos importantes del Reino de Portugal, conocida como Torre do Tombo entre los siglos XIV y XVII. Este periscopio, un sistema óptico de lentes y espejos, ofrece vistas detalladas y en tiempo real de 360º de Lisboa. Podrás ver monumentos, zonas emblemáticas, el río y la vida bulliciosa de la ciudad.

Museo

El museo del castillo alberga una colección de objetos encontrados en el área de la alcazaba (Sitio Arqueológico y los cuartos del castillo). La exposición muestra las diversas culturas y estilos de vida desde el siglo VII a.C. hasta el siglo XVIII, que han contribuido a la construcción de la Lisboa moderna, con un énfasis especial en el periodo morisco de los siglos XI y XII.

Catedral de Lisboa

Catedral de Lisboa. Foto de Marcoski.

La Catedral es otra de las atracciones del barrio de la Alfama. Su construcción comenzó en el año 1148 y como ha llovido mucho desde entonces, ahora es el resultado de la fusión de diferentes estilos arquitectónicos. Se encuentra en buen estado gracias a una importante restauración llevada a cabo en el siglo XX.

En el claustro, podréis ver restos del pasado de la Catedral, incluso antes de que se construyera, ya incluso se han descubierto restos romanos.

Mirador de Santa Luzia

Otra experiencia que no puede faltar en una luna de miel en Lisboa es la visita al mirador de Santa Luzia, adyacente la iglesia del mismo nombre.

En Lisboa, hay pocos lugares tan indicados para un beso romántico como este.

Visita al Oceanario de Lisboa

El Oceanario de Lisboa, situado en la moderna zona del Parque de las Naciones, es una de las joyas culturales más destacadas de Portugal. Inaugurado durante la Exposición Universal de 1998 bajo el lema «Los océanos: un patrimonio para el futuro», este acuario fue diseñado por el arquitecto Peter Chermayeff.

Alberga más de 15.000 fascinantes criaturas de 500 especies marinas, incluyendo el pez luna, mantas, rayas, nutrias y tiburones. Es la atracción cultural más popular de Portugal, atrayendo a aproximadamente un millón de visitantes al año.

La principal atracción de la exhibición permanente es el gran tanque central, donde nadan atunes, caballitos de mar, peces unicornio y muchas otras especies oceánicas. Este tanque contiene alrededor de 7 millones de litros de agua, lo que lo convierte en una vista verdaderamente impresionante.

Además del tanque central, el Oceanario cuenta con recreaciones de diversos ecosistemas marinos únicos, cada uno ofreciendo una visión detallada de diferentes partes del mundo:

  • La Costa Rocosa del Atlántico Norte: Observa las especies que habitan en las frías y rocosas aguas atlánticas.
  • Arrecifes de Coral del Océano Índico: Disfruta de la vibrante vida marina de los coloridos arrecifes de coral.
  • Línea Costera de la Antártida: Conoce a los habitantes de las heladas costas antárticas.
  • Bosques Laminariales del Pacífico: Explora la densa vegetación marina y sus curiosos moradores.

Visita al Monasterio de los Jerónimos

El Monasterio de los Jerónimos, oficialmente conocido como el Real Monasterio de Santa María de Belém, es un destacado ejemplo de la arquitectura portuguesa.

Originalmente concebido para la Orden de San Jerónimo, este monumental complejo fue declarado Monumento Nacional en 1907 y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1983. La iglesia y el claustro, este último secularizado en el siglo XIX, son las principales atracciones de este sitio histórico, convirtiéndolo en el destino patrimonial más visitado de Portugal.

El monasterio fue mandado construir por el rey Manuel I, que gobernó entre 1495 y 1521. Ubicado en una zona histórica y monumental de Lisboa, junto al río Tajo, este lugar fue testigo de las partidas de barcos y carabelas durante la era de los Descubrimientos.

La Torre de Belém y su Vinculación con el Monasterio

Para proteger el puerto de Lisboa y el estuario del Tajo, además del Monasterio de los Jerónimos, el rey Manuel I ordenó la construcción de la Torre de Belém.

Monasterio de los Jerónimos. Foto de Andrea Pravettoni.

El Conjunto Monástico

Además de la iglesia manuelina, el conjunto monástico conserva importantes dependencias conventuales que han contribuido a su fama internacional. Entre ellas se encuentran el claustro del siglo XVI, el antiguo refectorio de los monjes y la sala de la antigua librería. Estas áreas, junto con la iglesia, permiten a los visitantes sumergirse en la rica historia y esplendor artístico del Monasterio de los Jerónimos.

Por cierto, en una luna de miel en Lisboa hay que reservar momentos para relajarse y solo disfrutar. Los jardines del monasterio os ofrecen un entorno perfecto para ello.

Torre de Belem

Torre de Belém. Foto de Enrico Strocchi.

La Torre de Belem es un edificio militar que protegía el estuario del Tajo. Más adelante, se convirtió en prisión y albergó a importantes reclusos políticos.

Como curiosidad, en su fachada oeste hay una figura de un rinoceronte. Se debe a que poco antes de comenzar la construcción de la torre, el conquistador portugués Alfonso de Albuquerque envío un rinoceronte a Lisboa como regalo al rey Manuel I. Como no podía ser de otra manera dicho rinoceronte causó sensación y terminó apareciendo en la Torre de Belem. Por cierto, Durero se basó en una descripción de ese mismo rinoceronte viajero cuando hizo su famoso grabado.

Y, por supuesto, ya que estáis aquí, no dejéis pasar la oportunidad de darle un capricho al paladar con los famosos pastelitos de Belem en Pastéis de Belém.

El Tranvía Turístico de Lisboa

El billete del tranvía turístico de Lisboa ofrece una manera encantadora y auténtica de explorar la ciudad. Este medio de transporte clásico te lleva a través de algunos de los lugares más emblemáticos de Lisboa, permitiéndote disfrutar de un recorrido panorámico lleno de historia y vistas espectaculares.

La ruta es similar a la del Tranvía nº28, pero en el turístico iréis más tranquilos y seguramente haya asientos libres durante todo el trayecto.

Incluye paradas en los siguientes puntos destacados:

  • Plaza del Comercio: Un lugar histórico junto al río Tajo.
  • Graça: Un barrio conocido por sus impresionantes miradores.
  • Portas do Sol: Cerca del majestuoso Castillo de San Jorge.
  • Sé (Catedral de Lisboa): La catedral más antigua de la ciudad.
  • Rua da Conceição: Una calle céntrica y bulliciosa.
  • Camões: Una plaza vibrante en el corazón del barrio de Chiado.
  • Estrela: Hogar de la impresionante Basílica da Estrela.

Validez del Billete

El billete del tranvía turístico es válido por 24 horas desde su primer uso. Por ejemplo, si comienzas tu recorrido un martes a las 13:00 horas, podrás utilizar el billete hasta el miércoles a las 13:00 horas. Esto te da la flexibilidad de explorar la ciudad a tu propio ritmo.

De febrero a octubre, el tour se ofrece como un recorrido panorámico continuo sin paradas, lo que permite a los pasajeros disfrutar de las vistas sin interrupciones.

El tranvía turístico opera una única ruta de 1 hora y 20 minutos de duración. Funciona todos los días de 9:30 a 18:00 horas, con una frecuencia de paso de 30 minutos. La ruta comienza en la parada 1, situada en la Plaza del Comercio.

Además, tendréis entrada gratuita a los funiculares tradicionales de la ciudad, al Elevador de Santa Justa y a otros tranvías.

Convento do Carmo

Convento do Carmo. Foto de Shadowgate.

Fundado en 1389, el Convento do Carmo se derrumbó debido al terremoto de 1755. Se trató de reconstruir, pero en 1834, con la Revolución Liberal que acabó con el Régimen Absolutista, se extinguieron las órdenes religiosas en Portugal y esto paralizó la obra.

Ahora es un museo al aire libre con unas ruinas preciosas. Además, allí está el Museo Arqueológico do Carmo, donde encontraréis una colección muy diversa:
colección muy ecléctica, especialmente en cuanto al patrimonio que ingresó entre finales del siglo XIX y el tercer cuarto del siglo XX. Entre los tesoros de su colección, destacan:

  • Colección de Epigrafía Romana: Con inscripciones y artefactos que ilustran la presencia romana en la región.
  • Colección de Cerámicas y Momias Precolombinas: Objetos que revelan las antiguas culturas de América Latina antes de la llegada de los europeos.
  • Sarcófago y Momia Egipcia: Un impresionante conjunto que permite a los visitantes explorar la fascinante cultura del antiguo Egipto.
  • Acervo del Castro de Vila Nova de S. Pedro: Restos arqueológicos del Calcolítico (c. 3000 a.C.) excavados en la Azambuja, que ofrecen una visión de las primeras comunidades agrarias de la región.
  • Intervenciones de Arte Contemporáneo: Obras creadas específicamente para el museo en el contexto de la renovación del espacio museológico, fusionando lo antiguo con lo moderno.

Otras opciones para una luna de miel

Luna de miel en Italia

El Coliseo en Italia. Foto de Juan Antonio Segal.

Luna de miel en Grecia

Luna de miel en Francia

Castillo de Chambord en Francia. Foto de Krzysztof Belczyński.