Luna de miel en Portugal

Una luna de miel en Portugal os permite elegir si queréis un plan más cultural, playero o deportivo y todo con un viaje cómodo y barato. En definitiva, un destino para un viaje de novios fantástico.


¿Por qué pasar vuestra luna de miel en Portugal?

  • La diversa magia del Atlántico, con la posibilidad de relajarse o hacer surf.
  • Una gastronomía que os resultará familiar, es muy generosa y está deliciosa.
  • La historia de los grandes exploradores.

Cómo plantear vuestra luna de miel en Portugal

Una luna de miel en Portugal puede ser lo que vosotros queráis. ¡Dependerá de vuestros gustos! Si queréis un plan más tranquilo podéis visitar Lisboa y luego bajar al Algarve. Si os gustaría hacer algo más cultural, podréis elegir entre multitud de destinos con muchísima historia. Sin embargo, si no os importa conducir, podéis optar por una luna de miel en plan road movie y recorrer el país de arriba abajo (o viceversa dependiendo de dónde viváis) y disfrutar así de toda la diversidad de Portugal.

Nosotros vamos a plantear este artículo como una posible ruta norte – sur, pero adaptad vuestro plan a lo que más os guste. ¡Ah! Y tened en cuenta que luego hay que volver.

Entrando en Portugal: Braganza y Braga

Braganza. Foto de M.Peinado.

Si os gustan los castillos medievales, la primera etapa en Portugal no puede dejar de ser Braganza. Podréis pasear por la ciudadela amurallada y visitar el Castillo (1187).

Pasear por la ciudadela y disfrutar de las maravillosas vistas que ofrecen las torres del castillo os darán más de una excusa para un romántico beso.

Si no llegáis muy tarde, podéis continuar hasta Braga en un viaje de entre dos horas y diez y dos horas y media.

Braga puede ser un fantástico lugar para pasar vuestra primera noche. Allí, podréis dar un repaso a la historia, gracias a las termas o la Fuente del Ídolo y al Museo Arqueológico Diogo de Sousa que realmente merece la pena si os gusta la historia de la Antigua Roma.

Braganza. Foto de Paul Barker Hemings.

Tampoco os podéis perder su Catedral, cuya construcción empezó en el año 1070 y, a partir de ahí, lo que vosotros queráis porque la ciudad está repleta de iglesias y monumentos.

Cuando queráis descansar un rato, no dejéis de tomar algo en alguno de sus múltiples cafés y si, después, os cansáis de tanto monumento y cultura, podréis relajaros dando un romántico paseo por los Jardines de Santa Bárbara.

Si habéis ido en verano y queréis un día de descanso, podéis preguntar en el alojamiento por alguna de las playas fluviales que hay cerca de la ciudad (por ejemplo la playa fluvial de Adaúfe está a poco más de 10 minutos en coche).

Y si sois amantes de la naturaleza, no os podéis perder el Parque nacional de Peneda-Gerês donde encontraréis cascadas, playas fluviales, miradores, rutas para hacer senderismo y pueblecitos encantadores.

En cuanto a la gastronomía, en todo Portugal es excelente, pero está claro que si hay que destacar algo eso es el bacalao.

Guimarães

Vuestra luna de miel en Portugal puede continuar rumbo sur hacia Oporto, no sin antes para en Guimarães.

Guimarães es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y fue la primera capital del país. En ella, lo mejor es caminar por las estrechas calles medievales para terminar tomando algo en la plaza Largo da Oliveira.

En nuestra opinión, la visita estrella es al Castillo de Guimarães que vio nacer a Alfonso Henriques, el primer rey de Portugal.

A continuación, en una luna de miel en Portugal no podéis dejar de visitar el Palacio de los Duques de Braganza, un edificio lleno de pasión, pues Alfonso, I duque de Braganza lo mandó construir para su amante.

Para hacer algo diferente podéis subir en funicular y visitar el Santuario da Penha donde como podéis imaginar disfrutaréis de unas excelentes vistas.

Oporto

¿Qué podemos decir de Oporto?

Es una ciudad grande que ofrece un poquito de todo a sus visitantes, así que el que hacer depende un poco de vuestros gustos.

Si queréis algo romántico, os recomendamos un pequeño crucero por el Duero que siempre ofrece una forma diferente de ver la ciudad.

En el apartado más cultural, desde luego, no podéis dejar de visitar la catedral, La Sé. En ella, estamos seguros de que os encantará el claustro que se puede visitar desde abajo y en la primera planta. En su web tenéis mucha información.

A continuación, tenemos el Palacio de la Bolsa, un edificio de estilo neoclásico que si no lo visitáis, será como que no habéis estado en Oporto. El interior es realmente precioso. Aquí os dejamos su web para informaros.

  • También debéis ver:
  • El puente Don Luis I
  • Torre de los Clérigos
  • Miradouro da Serra do Pilar
  • Livraria Lello
  • Praça da Liberdade
  • Estación de tren de São Bento
  • Fundación Serralves
  • Jardines do Palacio do Cristal
  • Barrio la Ribeira

Aveiro y Coimbra

Aveiro. Foto de domjisch.

Aveiro es una ciudad interesante para una luna de miel en Portugal porque ofrece algunos atractivos a los que es difícil decir que no:

  • Canales en los que podréis hacer un tour turístico mientras veis la ciudad.
  • Callejuelas empedradas.
  • Buena gastronomía.
  • El Farol da Barra (el faro más antiguo de Portugal).
  • La playa, a unos 10 km de la ciudad, pero bien comunicada en transporte público.

Y un poquito más al sur encontramos Coimbra. Otro destino que merece la visita y en el que podéis hacer noche antes de llegar a Oporto (si preferís tomároslo con mucha calma en Aveiro también hay buenas opciones de alojamiento).

Coimbra. Foto de peuplier.

En Coimbra, la visita ineludible es la universidad. Para llegar, tendréis que subir una buena empinada, pero arriba, además de las vistas sobre el río Mondego, estaréis ante la universidad más antigua de Portugal. Solo pasear por ella es un gustazo, pero recomendamos no saltarse la Biblioteca Joanina. También podéis hacer una visita guiada al Paço das Escolas.

Otros puntos de interés que merecen la pena:

  • Sé Velha: iglesia del s.XII.
  • Jardín Botánico y Acueducto de San Sebastián.
  • Monasterio de Santa Clara.
  • Monasterio de Santa Cruz.

Pero nuestra recomendación es no agobiarse con demasiadas cosas. Simplemente pasear por el centro histórico es una maravilla.

Lisboa

Lisboa es una ciudad maravillosa en la que podéis pasar más de un día. Con su mezcla encantadora de tradición y modernidad, es un destino idílico para una luna de miel en Portugal. Sus calles adoquinadas y coloridos barrios, como Alfama, rezuman romance. La ciudad ofrece una combinación única de rica historia, arquitectura impresionante y una vibrante escena culinaria. Los atardeceres sobre el Tajo son mágicos, y la música de fado añade un toque de melancolía. Lisboa es perfecta para parejas que buscan una experiencia cultural auténtica, relajada y romántica.

Lisboa. Foto de Filipe Saraiva.

Cosas que hacer en Lisboa:

  1. Visitar el barrio de Alfama: Pasear por sus calles estrechas y empinadas, disfrutando de las vistas panorámicas y descubriendo pequeñas tiendas y cafés.
  2. Un paseo en Tranvía 28: Recorrer la ciudad en este icónico tranvía amarillo, pasando por algunos de los lugares más emblemáticos.
  3. Degustar la gastronomía local: Probar platos típicos como el bacalao o los pasteles de nata en restaurantes con vistas al río.
  4. Escuchar fado en vivo: Sumergirse en la melancolía del fado en un auténtico restaurante o taberna de fado.
  5. Explorar los miradouros: Disfrutar de impresionantes vistas de la ciudad y del río desde varios miradores.
  6. Visita a Torre de Belém y Monasterio de los Jerónimos: Conocer estos icónicos monumentos que son Patrimonio de la Humanidad. Por cierto, los jardines cerca de la torreo son perfectos para daros un respiro.
  7. Paseo por la orilla del Tajo: Ideal para caminatas románticas al atardecer.
  8. Día en Sintra: Explorar palacios de cuentos de hadas y jardines místicos en esta ciudad cercana.
  9. Mercado de la Ribeira: Explorar la vibrante escena gastronómica en este mercado lleno de puestos de comida.
  10. Paseo por la rua Augusta: Una calle repleta de restaurantes y cafeterías en cuyo extremo hay un impresionante arco que da a la plaza del Comercio.

Azeitão y Setubal

Setubal. Foto de Patrick Nouhailler.

Azeitão es una pequeña freguesía de unos 20.000 habitantes que merece la visita. Especialmente la Quinta da Bacalhôa (s XVI), antigua residencia de verano de la familia real portuguesa con unos espectaculares jardines (que incluyen un laberinto).

Setubal

Setubal puede ser un excelente lugar para pasar noche y, además de visitar la ciudad, ver las zonas colindantes incluyendo Azeitão de la que te acabamos de hablar.

Setúbal, una ciudad pintoresca situada en la costa de Portugal y es un destino que combina maravillosamente la cultura, la naturaleza y la historia convirtiéndola en una buena etapa para vuestro viajes de luna de miel en Portugal. Aquí están algunas sus principales atracciones:

Setubal. Foto de Patrick Nouhailler.
  1. Parque Natural de la Arrábida: Un área protegida de extraordinaria belleza natural. Ofrece paisajes impresionantes con colinas cubiertas de vegetación que se sumergen en el azul cristalino del Atlántico. Es perfecto para senderismo, ciclismo y paseos en barco.
  2. Praias de Setúbal: Las playas cerca de Setúbal, como Praia da Figueirinha, Praia dos Galapinhos y Praia de Albarquel, son conocidas por sus aguas tranquilas y arenas finas. Ideal para un día relajante junto al mar.
  3. Castelo de São Filipe: Un castillo fortificado del siglo XVI que ofrece vistas panorámicas de la ciudad y del estuario del río Sado. Dentro del castillo, se pueden ver exposiciones sobre su historia.
  4. Mercado do Livramento: Un mercado vibrante conocido por su selección fresca de pescados y mariscos. También es un lugar excelente para experimentar la vida local y probar la gastronomía regional.
  1. Reserva Natural do Estuário do Sado: Un área de gran importancia ecológica, hogar de una variedad de aves y, lo más destacado, de una comunidad de delfines. Los paseos en barco para avistar delfines son muy populares.
  2. Museu de Setúbal: Un museo que ofrece una mirada profunda a la historia y cultura de la región. Exhibe desde artefactos arqueológicos hasta arte contemporáneo.
  3. Iglesia de Jesús (Igreja de Jesus): Una de las primeras obras del estilo manuelino en Portugal, famosa por su intrincado diseño y su importancia histórica.
  4. Palácio da Bacalhôa: Un palacio del siglo XV que es ahora una bodega. Ofrece tours que combinan la historia, el arte y la degustación de vinos.
  5. Ruta de Arte Urbano: Setúbal también es conocida por su vibrante escena de arte urbano, con murales y grafitis que adornan varias paredes de la ciudad.
  6. Gastronomía Local: No se puede dejar Setúbal sin probar su famoso pescado y mariscos, especialmente el choco frito, un plato típico de la región.

Destinos para una luna de miel en el sur de Portugal

El sur de Portugal, con su fascinante mezcla de playas idílicas, pueblos encantadores y una rica historia, se presenta como un destino de ensueño para las lunas de miel.

Desde las serenas costas del Algarve hasta las pintorescas calles de ciudades como Faro, el sur de Portugal promete un retiro romántico lleno de aventuras, relajación y descubrimientos culturales.

Benagil

Benagil. Foto de Piotr Rokita.

Benagil, una pequeña aldea de pescadores en el sur de Portugal, es mundialmente conocida por su impresionante cueva marina, la Gruta de Benagil.

Esta maravilla natural, accesible únicamente por agua, es famosa por su enorme ojo en el techo que permite la entrada de luz solar, creando un ambiente mágico. Los visitantes pueden explorarla nadando o en kayak, disfrutando de la increíble vista de las aguas turquesas y las formaciones rocosas.

Benagil no solo ofrece esta icónica cueva, sino también playas encantadoras y acantilados impresionantes, lo que la convierte en un destino imperdible en el Algarve.

Faro

Faro. Foto de kolufs.

Faro, la capital de la región del Algarve en Portugal, es una ciudad repleta de encanto histórico y bellezas naturales. Al caminar por su casco antiguo, te encontrarás con calles empedradas y edificios tradicionales, encabezados por la impresionante Catedral de Faro. Esta catedral, situada en la Largo da Sé, es un monumento histórico que mezcla estilos gótico, renacentista y barroco. Además, el Arco da Vila, una de las puertas de la ciudad antigua, te llevará hacia un pasado rico en historia.

No menos importante es el Parque Natural de la Ría Formosa, un paraíso para los amantes de la naturaleza. Esta reserva de lagunas y canales es el hogar de una diversa fauna, incluyendo flamencos y numerosas especies de aves migratorias. Los paseos en barco son una forma excelente de explorar este ecosistema único.

Faro también es conocido por su animada vida nocturna y su deliciosa gastronomía. Los restaurantes y bares de la ciudad ofrecen una amplia gama de platos locales, destacando especialmente el pescado y mariscos frescos. Asimismo, la ciudad acoge diversos eventos culturales y festivales a lo largo del año, que añaden un toque vibrante a la visita.