Luna de miel en San Andrés – La isla para disfrutar en pareja

Una luna de miel en San Andrés es perfecta para relajarse y disfrutar juntos después de meses organizando cosas para la boda: caribe, sol, brisa, olas suaves y un mar tibio y transparente… San Andrés es parte de un archipiélago en medio del mar Caribe, junto con las islas Providencia y Santa Catalina, al noroeste de Colombia.


San Andrés, Colombia.

Su mar es muy famoso por reflejar diversas tonalidades que van desde el azul profundo hasta un vivo turquesa, razón por la que se le conoce como el mar de los siete colores.

¡No olvidéis vuestro seguro de viaje!

Descubierta por el mismísimo Cristóbal Colón durante su cuarto viaje, históricamente este archipiélago ha sido de gran importancia dada su posición geográfica, en el centro del Mar Caribe. Otrora disputada por España e Inglaterra, también refugio y centro de operaciones del pirata Henry Morgan, fue finalmente declarada parte de Colombia en las batallas independentistas.

Hoy en día San Andrés lo ofrece todo para una romántica y divertida luna de miel. Desde caminatas románticas, pasando por paseos culturales hasta actividades deportivas llenas de adrenalina. Hay mucho que hacer mientras pisáis la misma tierra que fue testigo de exploradores, conquistadores y piratas.

Experiencia gastronómica en la isla de San Andrés

La isla de San Andrés no tiene nada que enviar a otros destinos exóticos, no solo por sus paisajes de evidente belleza, sino por su espectacular gastronomía. Cuando estés disfrutando en esta perla del Caribe, tienes que probar:

  • Rondón: plato típico que incluye pescado, cerdo, caracoles, plátano, yuca y ñame, cocinado en leche de coco. Es espectacular y ¡tiene propiedades afrodisíacas!
  • Arepa rellena de mariscos en ceviche.
  • Dulces y bocadillos de los puestos ambulantes.

Por supuesto, no dejes de visitar los bares y restaurantes más emblemáticos de la isla, para disfrutar todo el sabor la costa caribeña.

Crucero con cena por la bahía de San Andrés

A continuación te ofrecemos algunas ideas de lo que puedes hacer en esta maravillosa isla:

Conocer la isla empieza por caminar por su casco histórico, enfilando al Parque de la Barracuda, para luego parar a por un bocadillo típico en cualquiera de los bares y restaurantes de la zona. Os recomendamos probar las tradicionales arepas colombianas, que en la isla rellenan de mariscos. Aparte, podéis fisgonear las tiendas de diseño, las tiendas de artesanía y, de paso, revisar las múltiples excursiones y deportes acuáticos que ofrecen los locales de turismo.

En la misma ciudad, podéis ir a la Casa Museo Isleña, para aprender sobre la rica cultura de la isla, producto del intenso mestizaje e intercambio cultural, idiomático y musical entre españoles, británicos, franceses, holandeses, africanos y pueblos originarios, a lo largo de varios siglos.

Ya comisteis, comprasteis, aprendisteis… ahora, podéis dar una vuelta a la isla, que, como es pequeña, os llevará como máximo un par de horas.

Llega el turno de zambulliros en el cálido mar caribeño y disfrutar de los deportes marinos.

  1. Un lugar ideal empezar es “La Piscinita”, al oeste de la isla, donde podéis practicar buceo descendiendo hasta 15 metros, para fascinaros con el exuberante paisaje marino, combinado con el eco-parque West View. Allí podréis hacer esnórquel entre peces multicolores y descender por un tobogán natural de más de 6 metros.
  1. En la Bahía de Cove podéis hacer buceo con escafandra… y en el fondo del mar ¡sorpresa! Os encontrareis con Poseidón, que gentilmente se presta para vuestro selfie marino. De regreso a la superficie, podéis alquilar motos de agua para disparar la adrenalina.
  1. Otro lugar hermosísimo es Rose Cay (Cayo Rose), un islote frente a la costa este al cual llegas en lancha. Allí se puede podréis nadar en aguas tibias que no llegan al metro de altura, vigilados desde la orilla por la multitud de atentas iguanas. También podréis conocer el acuario completamente natural de la isla, del que disfrutaréis haciendo esnórquel.
  1. Siguiendo con el recorrido marino, dedicad otro día para cruzar en lancha a conocer el Parque Regional de Johnny Cay, también conocido como islote Sucre. De regreso del parque, quedaros un rato en Bahía Sardina, la playa principal con su arena blanca y brisa suave, que mece las palmeras y donde debéis reponer fueras con otro Coco Loco… al ritmo del reggae.

Nota: a estas alturas ya debéis llevar al menos ocho Coco Locos en vuestra luna de miel en San Andrés… sino es como si no hubierais venido… ¡os estamos llevando la cuenta!*

*¡Bebed con moderación!

Sigamos con el recorrido… Otro lugar fantástico para conocer es la laguna central de la isla, llamada Big Pond o Laguna de la Loma, hogar de varias docenas de babillas, especie de lagartos chicos, que llegaron de contrabando.

Los manglares son uno de los ecosistemas más hermosos del Caribe; se trata de árboles de baja altura que crecen en aguas poco profundas y cenagosas, formando túneles acuáticos que se pueden recorrer en lancha. San Andrés cuenta con varios dignos de conocerse en el Parque Regional del Mangle “Old Point”, al noreste de la isla.

Y si queréis unas fotos inolvidables, no dejéis de subir a La Loma, la parte más alta de la isla, desde donde podéis apreciar toda la isla. Ideal para subir al atardecer para las mejores fotos de vuestra luna de miel en San Andrés.

Todos estos paseos despiertan el hambre, pero no hay de qué preocuparse, porque esta isla ofrece tarantines que venden deliciosas arepas rellenas de mariscos, empanadas de langosta y el famoso Coco Loco a un módico precio, en cada esquina. Si queréis un almuerzo o cena especial, os invitamos a probar algunos platos típicos: el rodón, que combina mar y tierra en sus múltiples sabores, empezando por cerdo e incluyendo leche de coco y ¡hasta caracoles!!

¿Os hemos hablado de la música? Reggae del bueno, Soca, Salsa… muchos ritmos para una marcha de lo más movida. Hay varios locales para disfrutar de una buena fiesta nocturna, si es que a estas alturas os quedan fuerzas.

Algunos consejos importantes

  • Tratad de ir en los meses de la temporada seca (entre diciembre y mayo), porque hay algunos meses que llueve prácticamente todos los días.
  • La comida en las playas suele ser bastante costosa; es buena idea llevar un picnic si queréis estirar el presupuesto
  • Para alojaros os recomendamos el mismo casco central de la isla, muy bonito y seguro, donde incluso está una de las mejores playas o sino la zona de San Luis, también con buenas playas.
  • Por favor no olvides mucho, mucho protector solar, de elevado SPF.

2 hoteles de ensueño para una luna de miel en San Andrés

Azure Lofts & Pool

El hotel Azure Lofts & Pool lo tiene todo pensado para ofrecer una estancia de confort y calidad.

La piscina, como podéis ver en la imagen, tiene unas vistas fantásticas. También tiene unos jardines para que os relajéis mientras descansáis y aparcamiento gratis y asistido.

Se encuentra a solo 600 metros de la playa de Islote Sucre y a poco más de kilómetro y medio de la Playa Spratt Bight.

Tiene aire acondicionado, ascensor, wifi y habitaciones insonorizadas.

Casa Harb Boutique

Si os gustan los ambientes acogedores, en Casa Harb Boutique han cuidado todos los detalles. Las habitaciones están decoradas con muebles de mimbre y cuentan con una terraza en la que pasar los momentos más agradables mientras charláis de vuestras cosas.

El centro de San Andrés está a unos 10 minutos en coche y la playa a unos 5. Lo bueno es que en el propio hotel podréis alquilar coche o bicicletas si os sentís activos.

La recepción está abierta las 24 horas y ofrecen servicio de masaje aunque, eso sí, hay que reservarlo.

Esperamos que vuestra luna de miel en San Andrés sea fantástica, y que los consejos que os brindamos aquí sean de utilidad para planificar vuestro viaje de novios. Además, tenéis la opción de combinar varios destinos. No dejéis de echar un vistazo a nuestra página sobre una luna de miel en Colombia. Si todavía no estáis del todo decididos, os invitamos a conocer nuestra páginas sobre islas para lunas de miel y playas para viajes de novios en todos los continentes.