Luna de miel en Nueva York

De la Estatua de la Libertad a Wall Sreet, pasando por el Madison Square Garden, una luna de miel en Nueva York siempre será un acierto.


Nueva York. Foto de Mack Male.

4 consejos para una luna de miel en Nueva York

Mínimo una semana y ojalá puedan ser dos… o tres. Menos es poquísimo tiempo para realmente capturar las vibraciones de la Gran Manzana.

Planificad muy, muy bien el viaje. Hay demasiado que ver y si vais sin un plan definido, os estancareis en un par de cosas.

Llevad zapatos cómodos, muy cómodos, porque Nueva York es una ciudad que se disfruta a pie, en metro… o en ferry.

Alternad en lo posible un día de caminata con otro día de plan más tranquilo, con recorrido en ferry o bici. Tenéis que dosificar la energía.

Y ahora empecemos a planificar vuestra luna de miel en Nueva York. Estos son algunos datos imprescindibles:

La Estatua de la Libertad y la Isla de Ellis

Estatua de la Libertad. Foto de William Warby.

Reservad medio día para visitar la estampa más famosa de Nueva York, lo primero que veían los millones de inmigrantes que venían a perseguir El Sueño Americano, por más de 50 años. Tomad el ferry hacia el monumento idealmente en las mañanas, para evitar aglomeraciones. En lo alto de la estatua os podéis tomar fotos con la ciudad de fondo y visitar el Manhattan Skyline,

Luego de visitar la Estatua de la Libertad podéis complementar visitando la Isla de Ellis, el punto de llegada de muchos inmigrantes entre 1892 y 1954. Incluo si queréis podéis contratar un tour con guía en español. Allí está la antigua fortaleza, que fue teatro y centro de inmigración. A visitar: el Museo Nacional de la Inmigración,  las Escaleras de la Separación y el Poste de Los Besos, donde muchos inmigrantes se reencontraban cuando llegaban sus familias luego de meses o años de separación.

No dejéis de haceros una postal con el puente de Brooklyn de fondo, que se ve perfectamente desde el ferry y también desde la Isla Libertad.

Recorrido por el Río Hudson

Río Hudson. Foto de Eden, Janine and Jim.

Un plan muy hermoso estando en la costa es hacer un recorrido en barco por el Río Hudson al atardecer, tomando las fotografías más románticas de vuestra luna de miel en Nueva York. Pasareis por muchísimos lugares íconos de la ciudad, disfrutando del aire marino y de las miles de historias que rodean al Puerto de Nueva York, a la par que admiráis la arquitectura icónica de Manhattan.

Las mejores vistas de Nueva York – Empire State Building & Top of the Rock

El horizonte de postal de todo Manhattan, con el verdor de Central Park y la Estatua de La Libertad vistos desde las alturas serán un recuerdo inolvidable de vuestro viaje de novios en Nueva York. Para ello subid al mirador del piso 86 del Empire State Building, que os entrega los 360° de Gran Manzana de día y de noche. Luego podéis rematar con un paseo por la elegante Quinta Avenida.

Si queréis otras magníficas vistas de la ciudad, os recomendamos Top of the Rock, en el Rockefeller Plaza, con tres plantas de miradores con magníficas vistas.

Vista desde el Empire State. Foto de Pom’.

Central Park

Este parque de 341 hectáreas es el más visitado en todo Estados Unidos. Fascina por su verdor, que siempre ese agradece entre tanto ladrillo y ajetreo neoyorkino y por sus senderos, llenos de puentes, estatuas y fuentes. También suma ver en directo lugares icónicos que han salido incluso en películas, más de 300 para ser exactos.

¿Pero estáis claros que Central Park tiene casi 100 kmts. de senderos? Si estáis muy cansados podéis hacer un paseo en carruaje, conociendo el lago, la cascada diseñada por Olmsted, Bow Bridge, Tavern on the Green, Rumsey Playfield, el Zoo y Conservatory Water y sus historias. En Strawberry Fields, no dejéis de tomaros una foto en el mosaico de Imagine, dedicado a John Lennon.

Central Park. Foto de vagueonthehow.

El MET y sus 6 mil años de cultura

Luego podéis enfilar hacia el MET – Museo Metropolitano de Arte, una completísima colección de más de 2 millones de obras de arte y objetos históricos, abarcando 6 mil años de historia, desde Egipto, pasando por época medieval, incluyendo a ilustres pintores como Picasso, Van Gogh y Vermeer y llegando incluso a elementos más recientes del arte moderno y la cultura pop.

Nueva York misterioso

Muchos asocian luna de miel en Nueva York con el encanto de su bullicio y modernidad… ¿pero sabíais que Nueva York también es una ciudad de fantasmas y misterios? Acá os presentamos unos panoramas que no os podéis perder en vuestro viaje de novios.

  • Hay miles de secretos y estaciones olvidados en el Metro de Nueva York, el más famoso del mundo (que no el más bonito). Os recomendamos hacer un recorrido por los más de cien años de historia de este sistema de vías, conociendo las estaciones más modernas… y las fantasmas, como City Hall, además de ver la notoria instalación de arte que hay en la estación Union Square.
  • Debajo de la catedral de San Patricio, en el bajo Manhattan, hay un sistema de catatumbas que permanecen ocultos a los ojos de la mayoría de los visitantes.

Broadway

Uno de los principales encantos para una luna de miel en Nueva York es disfrutar de los famosos teatros de Broadway y Times Square. Las obras de teatro en este distrito de teatros tienen más de 200 años, y hoy en día podéis escoger entre más de 40 teatros de primer nivel.

Mucho mejor si tomáis uno de los tours que os cuentan las historias “back stage” de las obras más famosas y sus estrellas. Y por supuesto, tenéis que ver una obra… acá abajo os dejamos una lista de las más populares, estando muchas de ellas en escena por varios años. Acá os dejamos algunas sugerencias:

‘El Fantasma de la Ópera’ en Broadway

Este es el espectáculo más antiguo, más reconocido… omnipotente en la historia de Broadway. Ha ganado varios premios Tony en todos años que lleva en escena… para ser más precisos, desde 1988 lo que equivale a la friolera de más de 10 mil actuaciones.

Drunk Shakespeare

Si quieres algo más hilarante, os recomendamos esta divertidísima obra de 90 minutos, en la cual se desarrolla una obra de Shakespeare… con un actor borracho. Ha recibido excelentes críticas, incluso siendo calificada como “lo mejor que le ha pasado jamás al teatro” según la revista Slate Magazine.

Otras excelentes opciones son las adaptaciones de Disney, destacando especialmente Aladdin y El Rey León, que se han llevado excelentes críticas por su hermosísimo despliegue visual.

Brooklyn… o comer delicioso en tu luna de miel en Nueva York

Puente de Brooklyn. Foto de Fred PO.

Viniendo desde la isla de Manhattan por el West Side Greenway del río Hudson paseareis por el icónico Puente de Brooklyn, el primer puente colgante de alambre de acero en el mundo. En todo el camino podréis deleitaros con vistas emblemáticas d la Estatua de la Libertad y el Empire State Building, hasta llegar al barrio Dumbo de Brooklyn, el epicentro cultural de Nueva York, el barrio de moda, lleno de artistas y creativos.

En Brooklyn os recomendamos disfrutar un buen rato de las galerías, estudios de arte y boutiques de estilo, así como del hermoso estilo arquitectónico del barrio…. Ni hablar del colorido arte callejero en los murales de Bushwick, en los alrededores del puente.

Pero nada destaca más en Brooklyn que el excelente repertorio gastronómico, uno de los más famosos del mundo. Sugerencia, haced una “ruta de tapas NY Style”, para poder así disfrutar de todo un poco en varios restaurantes, incluyendo la icónica pizza napolitana, los deliciosos bagels, los cannoli y un clásico: delicatessen. Brooklyn también es el sitio donde se asentaron los inmigrantes polacos, y Greenpoint es el sitio perfecto para probar kielbasa y pierogis y… no dejéis de conocer algún restaurante del estilo “de la granja al a mesa” donde la frescura de los alimentos es inolvidable.

En Williamsburg veréis muchos personajes de negro… es que habéis llegado a la comunidad judía ultraortodoxa de Nueva York, al epicentro de la cultura jasídica, allí podréis apreciar su peculiar estilo y conocer sobre su historia. Os recomendamos haceros unas fotos con las sinagogas de fondo y, por supuesto, probar la deliciosa comida kosher, un estilo gastronómico que viene de Europa pero que evolucionó de manera única en Nueva York.

Chelsea y la High Line

Meatpacking District foto de Eden, Janine and Jim.

Al oeste de Manhattan se inauguró High Line hace poco más de una década: un parque aéreo levantado sobre una antigua estructura de ferrocarril, alrededor del cual surgió un barrio muy cosmopolita, con una arquitectura exquisita.

Chelsea es un barrio moderno y hot spot culinario de la ciudad. Está lleno de galerías de arte, restaurantes de concepto y cafés bohemios, con una vibra única. Destaca en especial Meatpacking District, otro genial proyecto de urbanismo que logró transformar una zona que antiguamente era un matadero en un barrio moderno.

Greenwich – West Village

Este barrio de más de 200 años es una mezcla variopinta de restaurantes, tiendas de estilo, cafés y rincones musicales. Os depara muchas sorpresas, y por supuesto, muchas delicias: aquí podréis probar de todo, falafel, pizza, bagels y, como no, sus increíbles cannel italianos, con los que ganaréis al menos un kilo de peso… y de recuerdos deliciosos de vuestra luna de miel en Nueva York.

Requisito mandatorio: tener mucha, mucha hambre y así de famélicos perderse en sus diversas placitas de adoquines y calles sinuosas, para ir probando de todo… desde pizza, pasando por las famosísimas rosquillas, divinos bagels y hasta cupcakes con decorados fabulosos. Llenareis vuestro estómago mientras conocéis sobre las excentricidades de este barrio de artistas, hogar de figuras reconocidas, tales como los poetas Dylan Thomas y el mismísimo Edgar Allan Poe…

West Village también es un barrio reconocido por sus toques bohemios y divergentes, con exponentes como Bob Dylan y Jimmy Hendrix y pensadores como John Reed y Upton Sinclair, ni hablar de que este barrio fue la cuna del movimiento a favor de los derechos de los homosexuales.

West Village en nueva York. Foto de Dan DeLuca.

¿Sabéis que también era el hogar de Rachel y sus amigos de la serie Friends?

Pero eso no es todo… Greenwich también tiene su lado tenebroso… y no son pocas las historias de fantasmas de celebridades y niños fatuos que rodean muchas de sus edificios, tales como el Edificio Brown de la New York University, la biblioteca Jefferson, el teatro Cherry Lane y el árbol colgante del Washington Square Park, uno de los parques más conocidos de la ciudad.

¿Qué necesitáis un digestivo para bajar la comida? ¿Qué os ha dado mucho susto y necesitáis un buen trago para recuperar el color? No hay problema… Greenwich tiene alma bohemia y está lleno de bares y pubs ¡sí, la luna de miel es en el paraíso!  

Greenwich. Foto de Spencer Means.

Mezcla de culturas en Lower East Side

Visitar el Lower East Side es perderse en una mezcla de culturas y sabores donde se entrelazan raíces europeas, judías y asiáticas. Este barrio es crisol de todos los inmigrantes que llegaron entre 1980 y 1950 a Estados Unidos, a vivir el Sueño Americano.

No podéis dejar de probar los rollos biali, las bolas de masa knish, el queso mozzarella, los dim sum, los dumplings, el pastrami, los encurtidos, el chocolate… ¡hay tanto, tanto que probar que nos cuesta resumir! Aquí es mejor “ir de tapas NY Style” y pedir degustaciones, que enfocarse en un solo platillo. Una buena idea para encontrar de todo: el mercado callejero de Essex.

En Lower Easth Side destacan los siguientes barrios, íconos culturales de la ciudad:

  • Soho, un barrio histórico, con su característica arquitectura de hierro fundido del siglo XIX, presente en más de 500 edificios, lugar favorito de las celebridades neoyorquinas.
  • Chinatown, un vecindario con 160 años de historia y el centro de una de las comunidades chinas más grande fuera de Asia, rivalizando con Vancouver.
  • Little Italy, un tramo de tres cuadras que sobrevive de lo que fue una comunidad italiana de 100,000, hogar de la mafia que dio muchos dolores de cabeza.
Toro de Wall Street. Foto de thenails.

WALL STREET

Ha llegado el momento de cultivar las finanzas personales ¡que ya os habéis gastado buena pasta comiendo, eh!, así que enfilamos al Lower Manhattan y nos vamos a Wall Street, para conocer de cerca la rivalidad del Toro y la Niña, famosas esculturas para que os hagáis con una foto. Como parte del recorrido por esta famosa calle, podéis conocer la bolsa de Nueva York, NYSE y edificios icónicos como el de Goldman Sachs, Deutsche Bank y, como no, la Reserva Federal.

Honrar a los caídos

Nueva York tiene un antes y un después del 11-S, y este triste evento es parte de la historia de Estados Unidos… y de todo el mundo. Visitar Nueva York puede incluir conocer de primera mano cómo se vivieron los hechos, en un recorrido por la Zona Cero y el Memorial 9/11.

Par finalizar, os deseamos una excelente luna de miel en Nueva York, que no engordéis tanto después de todo… y que estas recomendaciones os sean provechosas para planificar un excelente viaje de novios en la Gran Manzana. Si todavía no estáis del todo decididos, os invitamos a conocer nuestros post sobre otros destinos encantadores para lunas de miel: